Los dioses.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Los dioses.

Mensaje por Admin gruñon el Sáb Dic 03, 2016 12:33 am

Javoismo:

Javos, el dios humano, es considerado el dios creador de todo en la tierra. Lo vivo y lo material, lo que fue, es y sera. Todo esta hecho por su mano y es lo que es por que así lo deseo él. Usualmente Javos es retratado como un hombre de gran edad y sabiduría, sin embargo en varios relatos ha utilizado diferentes formas para comunicarse con sus adorados en momentos de necesidad.

"[...]Encontró que había puesto sobre la tierra a las mas diversas criaturas pero, aun cuando eran todas su creación y se sentía orgulloso de estas, ninguna le satisfacía. Entonces creo al hombre a su imagen para que poblara la tierra y la gobernara, para que llevara allí donde fuera la palabra y verdad de dios, pero al verlo tan frágil y débil le dio el regalo de la magia para que, en sus manos, pudiera imitar y construir con el poder mismo del que había sido creado y protegerse a si mismo y a sus iguales."
Extracto del Sagrado Manuscrito.

Si bien la magia hoy en día se ha convertido en un milagro, un fenómeno casi desconocido para la mayoría de los mortales, los humanos siguen viviendo según los preceptos de su religión. Sacrificando animales en días festivos para honrar a su dios, educando a sus hijos y vecinos en el camino de la verdad y cuidando del prójimo como si de su propia familia se tratara. Sin embargo, a lo largo de la historia muchos emperadores se han abusado de la fe del pueblo, utilizando el nombre de dios para sus oscuros propósitos y justificar sus actos.

Según el javoismo la vida eterna se divide en tres diferentes destinos: El Paraíso, el inframundo y el infierno.
El Paraíso es el lugar donde todos aquellos que hicieron grandes contribuciones al mundo descansan. Los emperadores y grandes héroes tienen un lugar especial en este descanso considerados entre los mas importantes. Es un espacio en los cielos, donde habita Javos con sus ángeles, custodiando eternamente la tierra y protegiendo a los humanos de la oscuridad.

Por su parte, el inframundo es la vida después de la muerte para aquella gente que ha vivido honestamente, honrando a su dios pero sus acciones en la vida terrenal no han sido de gran merito, sus almas descansan en los planos, llamados también círculos, divididos según su función en la vida por gigantescas murallas: Los granjeros y ganaderos viven en los círculos exteriores, junto a grandes extensiones de campo gris sin fin donde las frutas y verduras crecen según la virtud de quien quiera comer de ellas; Los comerciantes viven en el cuarto circulo, el mas pequeño de todos y esta formado por grandes pantanos donde la gente suele hundirse según el peso de sus defectos, así es que los mercaderes mas codiciosos y egoísta tienden a hundirse hasta el fondo; el tercer circulo se compone por los artesanos, quienes viven en un lugar espacioso y lleno de talleres con infinitos materiales para que puedan plasmar sus almas en ellas, quienes posean virtud en su corazón siempre crearan obras maestra, mientras que los malvados y crueles verán sus obras siempre desgastadas y deformes; En el segundo circulo, el mas grande después del de los granjeros, descansan guerreros y ladrones de poca monta no merecedores del infierno, condenados a perseguirse eternamente en una ciudad oscura llena de casas idénticas y calles sin nombre, los guerreros de mayor valor y honor siempre se ven jóvenes y resplandecientes en sus armaduras, mientras que aquellos que fueron malévolos en vida están marcados por siempre con armaduras desgastadas y rostros decrépitos por la edad y las heridas, por su parte los bandidos, aquellos que robaron por amor y necesidad suelen llevar pañuelos blancos que los diferencia de aquellos que lo hicieron por codicia, condenados a vivir sin rostro y a vestir un pañuelo rojo sobre sus cabezas; El primer circulo esta reservado para que sirvieron a Javos durante su vida como monjes, sacerdotes o sacerdotisas, quienes viven en los alrededores del palacio del inframundo, una estructura de negra obsidiana que se impone por encima de las murallas que dividen los distintos círculos. Puesto que son sirvientes de Javos, aquellos que fueron buenos en vida descansan en este circulo mientras que los que cargaron con maldad son desterrados directamente hacia el infierno. En el interior del palacio descansa Halian, la diosa de la muerte y patrona de la magia, siempre vigilante de las almas en pena. Se dice que en su palacio descansan todos los magos que no fueron tan importantes como para llegar al paraíso ni tan temibles como para ir al infierno, usualmente es descrita como una mujer joven cubierta de un manto negro, con la piel gris y los ojos oscuros como el carbón.
En su palacio descansan las puertas al infierno, las cuales mantiene eternamente cerradas y vigiladas por los anuir, guardianes de roca inmortales. En resumen, en el Inframundo  los espíritus habitan eternamente entre sombras, en los círculos que han merecido con su trabajo y sus actos, esperando su momento de entrar a la rueda del destino, esperando su reencarnación para intentar ser algo mas en su futura vida.

En el infierno es donde habitan los seres mas oscuros, seres que han sido corrompidos por la magia y han alcanzado mas un destino mas siniestro que la muerte. Demonios, ángeles caídos, tiranos, guerreros sádicos y magos oscuros han encontrado el fin del camino en ese cruel lugar al cual se puede llegar pero nunca abandonar. Alimentados con las almas de villanos, bandidos y todo aquel que no sea merecedor de entrar al inframundo, los seres de puro mal son gobernados por los doce príncipes del infierno, demonios mayores de inconmensurable poder que solo anhelan liberarse para esparcir la miseria por la tierra. Estos príncipes solo responden al emperador de la oscuridad, Hyperion.

Hyperion fue el primer ángel creado por Javos, fue el preferido del dios pero algo en su interior le disgusto y poco a poco fue perdiendo su favor hasta que culmino por ser olvidado cuando los humanos fueron creados. Envidioso por el amor de su padre hacia los humanos, oso retar a su creador y, guiando legiones de seres oscuros de su propia creación, intento arrebatarle el control de los cielos. Una guerra terrible se desato en los cielos y miles de ángeles perecieron en combate, incluso Halian, la diosa del inframundo, fue herida de gravedad por Hyperion, sin embargo el dios oscuro fue derrotado y siendo demasiado poderoso para ser destruido, solo pudo ser desterrado hacia el infierno por toda la eternidad. Sin embargo, al ser arrastrado hacia allí por un ejercito de ángeles, dejo grietas sobre las puertas del inframundo con sus terribles garras, grietas a través de las cuales seres menores escapan a diario infectando los corazones de los hombres con la oscuridad y maldad, haciendo que el señor infernal recupere de a poco sus fuerzas, esperando hasta el día en que logre liberarse, conquistar el cielo y devorar la tierra y a todos sus habitantes.

Es tal el temor y el pecado de Hyperion, que se dice que solo pronunciar su nombre le da fuerzas, acercándolo un poco mas a su liberación y al final de los tiempos. Los antiguos relatos suelen describirlo como un hombre alto y atlético de largos cabellos dorados, ojos del color de la sangre y un porte capaz de enamorar a cuanta muchacha lo observara, sin embargo la oscuridad lo consumió transformándolo por completo. Antes un ser de cuentos, Hyperion se convirtió en una bestia consumida por la oscuridad. Su forma varia según quien lo relate, pero todos coinciden en que su forma ya no es mas humana sino mas bien como un demonio salvaje cuya razón se ha visto consumida por la locura.
avatar
Mensajes : 24

Fecha de inscripción : 28/03/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Los dioses.

Mensaje por Admin gruñon el Miér Dic 14, 2016 2:11 am

Inkerismo:

Inkeri, la dama blanca. Ese es el nombre que le dan los folke, el pueblo del norte, a su diosa. Las sagas no hacen referencia a su apariencia, sin embargo para sus hijos no es desconocida. Banderas, estatuas, cuadros y tapices decoran el mundo de los nordicos con imágenes de su diosa, siempre idéntica como si de un sello se tratase. Completamente blanca, tanto de su suave piel como de sus largos cabellos, siempre con un inmenso vestido del mismo color, con una nariz perfecta, labios carnosos y finas cejas, solo entre las largas pestañas se escapa el azul impecable de sus ojos penetrantes, que parecieran atrapar como una telaraña a quien la observe demasiado tiempo. Ademas de esto, siempre es retratada con los mismos objetos celestiales acompañándola: Ylva, el hacha de hielo capaz de fracturar montañas de un solo golpe, siempre atrapada entre sus largos y finos dedos de la mano derecha mientras que en la izquierda, sostenida con gentileza descansa Kari, la vasija de la cual brotan todos los manantiales y termas que dan calor y agua a los seres de la montaña y sin los cuales la vida seria imposible en el norte.

Tanto para los folke y los forkje (La raza de gigantes de hielo que habitan en el norte mas profundo) Inkeri es una diosa maternal que cuida y protege a sus hijos, brindándoles calor y la oportunidad de sobrevivir en una tierra tan inhóspita. No son pocas las historias en las que hombres de valor perdidos en la montaña o lejos del hogar han encontrado su camino sanos y salvos gracias a la intervención de la diosa, ni son extraños los relatos en que, guiados por la misma diosa, hombres desconocidos se vuelven renombrados al embarcarse en misiones consideradas imposibles.
Inkeri, la diosa que ayuda a sus hijos en momentos de dificultad y los guía a la gloria aun cuando no fuera plan de ellos, es también conocida como una diosa estricta y furibunda cuando le fallan. Cobardía, deshonra y egoísmo, aquellos son los tres mas grandes vicios que la dama blanca castiga. Un folke no puede ser cobarde, pues sus actos hablan por él, por toda su familia, por sus ancestros y su pueblo. Si bien, en caso de batallas, a los cobardes suele marcarselos a fuego para que todos sepan su pecado, para las familias tener un desertor es una horrible mancha por lo que sus nombres suelen ser borrados de los arboles familiares y todas las puertas se cerraran para él o ella.
La deshonra, por otro lado, suele darse cuando algún folke falta a su palabra o actúa deshonestamente con su pueblo, por lo que a estas personas se les suele coser la boca por los labios para que nunca mas pueda dar una palabra a la que fallar y que, así, todos sepan que clase de ser deshonesto es.
No el peor pero si igualmente terrible, Inkeri considera que todos los folke son sus hijos, por ende también son hermanos entre si. Un folke no puede negarle ayuda a otro hijo del norte si le es posible ayudarlo y esto no implica su propia muerte o un crimen, por otro lado, también puede establecer un precio razonable por la ayuda. Aun así, aquellos que niegan ayuda a sus hermanos por cualquier otra razón suelen ser mal vistos, tal como si fueran criminales y si bien no reciben un castigo físico, ya no son considerados hermanos y, por ende, nadie estará obligado a ayudarlos.
Aquellos que caen en la desgracia de fallarle a la diosa suelen morir sin ser enterrados y sus almas jamas llegaran a la otra vida, condenados a rondar la tierra como espíritus sin memoria ni nombre. No son muchos los que logran actos que les valgan la redención por sus errores, y no superan las dos cifras los casos en que recuperaron su honor y, ademas, lograron entrar en los salones de los héroes.

Si bien caer en desgracia con la diosa resulta sencillo, el culto a Inkeri solo requiere que se viva lejos de aquellos vicios y honrando las virtudes. Ademas de esto, suelen hacerse festivales donde se ofrecen regalos a los altares de la diosa en los templos. En estos festivales es cuando los jóvenes folkes que hayan terminado su educación pasan a ser considerados adultos para el pueblo y no solo para la familia. Existen dos grandes festivales para Inkeri: La cosecha de otoño y la flor de primavera. En el primero se festejan las buenas cosechas y se agradece a la diosa, donde los artesanos llevan sus obras y decoran los grandes altares, ademas de que una parte de lo cosechado se ofrece a estos altares. Grandes torneos se llevan a cabo donde los valientes combaten para mostrarse frente a la diosa sin necesidad de asesinarse. Durante la primavera celebran el fin del invierno, lo mas cruel y mortal del norte que rara vez se marcha sin llevarse victimas a su paso. Usualmente se celebra con la primera semana de la primavera llena de danzas y festejos, solo por el hecho de seguir vivos. Durante el invierno, ademas, los guerreros mas experimentados que no están al servicio de ningún rey o señor suelen marcharse para hacerse de renombre en las tierras del sur por lo que estas fechas también suelen ser el momento del reencuentro con estos hijos viajeros que vuelven al hogar trayendo riquezas e historias para compartir y ofrecer a la diosa.


Al igual que en el javoismo, según el inkerismo existen tres posibles destinos luego de la muerte: Entrar al Hallinker, la muerte y el olvido.
Lo que el inkerismo llama "El Olvido" es el plano donde aquellos hijos de Inkeri que hayan sido condenados suelen caer, sin estar muertos ni vivos, sus almas sufren el castigo de vagar por la tierra sin razón ni recuerdos, como bestias salvajes a la espera de que algún otro ser haga crecer su propia leyenda a base de darles fin. Una persona marcada con uno o mas de los tres vicios que no haya logrado redimirse no debe ser enterrada ni velada y su cuerpo ha de ser devorado por la nieve y los animales para que su espectro (Conocidos como skygges) ronde en la tierra a la espera de que alguien mas los destruya.
Lo llamado "la muerte", también conocido como "Kelby", es el descanso eterno al que van aquellos hijos de Inkeri que han vivido según sus normas pero no han alcanzado la gloria. En el Kelby no existe el frío ni el hambre, por lo que las almas de los muertos solo se dedican a descansar y disfrutar de la eternidad bien merecida. Muchos espíritus del Kelby suelen regresar a la tierra en sueños para aconsejar a los familiares en momentos de dificultad.
La parte mas importante del inkerismo es la creencia del Hallinker, un gran palacio perdido mas allá del tiempo donde habita Inkeri y sus damas de nieve. También es el lugar de reposo de los grandes héroes de los folke y forkje, los cuales sirven como el ejercito celestial de la dama blanca , también como mensajeros con los mortales y guías en momentos de dificultad. Si bien los grandes héroes son bienvenidos en el gran salón de Inkeri al morir, mientras mas gloriosa la leyenda del héroe, mejor su posición dentro del palacio.
avatar
Mensajes : 24

Fecha de inscripción : 28/03/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.